ZONA OESTE

#Colonia Zona Oeste

 

Carmelo, la única ciudad fundada por José Gervasio Artigas que aún se mantiene en pie, en febrero de este año cumplió 200 años y se mantiene renovada. El otoño es un excelente momento para redescubrirla.
La ciudad cuenta con una amplia oferta hotelera, en la que se destaca el cinco estrellas de la cadena Hyatt, que abarca más de 300 hectáreas destinadas al disfrute, incluyendo  piscinas, restaurantes, cancha de golf y club de polo, entre otros servicios.
Los turistas también encuentran otros emprendimientos ideales para el relax y el disfrute de la gastronomía típica como el hotel y bodega Narbona, la posada CampoTinto, y el Almacén de la Capilla.

Por su proximidad con Buenos Aires y sus llamativas cualidades culturales y paisajistas que incluyen: lindas playas sobre el Río de la Plata, condiciones náuticas naturales y valores patrimoniales relevantes, en los últimos años Carmelo se ha convertido en un  importante destino turístico.
Uno de los aspectos que la tornan más llamativa, es su organización urbana sobre las dos orillas del Arroyo de las Vacas, utilizando como único nexo terrestre el emblemático Puente Giratorio, que representa la postal más característica de la ciudad. Se trata de una gran obra de ingeniería con más de 100 años de historia  que permite el paso de grandes embarcaciones mediante su giro manual. El puente tiene el mérito de ser el único de tracción humana en toda Sudamérica.
Otros de los hitos de la ciudad son las ruinas jesuíticas de la estancia de Belén, conocidas como Calera de las Huérfanas; y la estancia Narbona, que es el edificio más antiguo del Uruguay que se conserva en sus lineamientos originales.
Junto al puente se encuentran también la hermosa rambla de los Constituyentes y el Carmelo Rowling Club, una de las instituciones más tradicionales de la pequeña ciudad. Desde allí, un singular camino arbolado conduce al amarradero de yates, y a la tranquila y acogedora playa Seré.

El puerto deportivo de Carmelo, es el segundo del país, en capacidad de amarras, y el primero del Departamento de Colonia. En la zona se desarrollaron importantes emprendimientos productivos. La singular obra de ingeniería cruza el arroyo Las Vacas es el único a tracción humana de Sudamérica

Calera de las Huérfanas.

Fue fundada por la Compañía de Jesús en 1741. La estancia contaba con herrería, telar y carpintería. Funcionó hasta 1767 cuando los Jesuitas fueron expulsados, y la estancia pasó a estar a cargo de Juan de San Martín, padre del Libertador argentino José de San Martín.

Conchillas

Conchillas es uno de los destinos más encantadores del circuito de playas de Colonia. Paz, naturaleza, sol, historia: este pueblito portuario guarda varios atractivos para descubrir tanto en verano como en los meses fríos.

Zona estratégica desde la época colonial, en el puerto de Conchillas desembarcó Santiago de Liniers tras vencer a los ingleses y reconquistar Buenos Aires en 1807. Pero la historia de Conchillas está definitivamente marcada por la llegada de la Factoría Inglesa Evans a fines del siglo XIX, que llegaron para explotar las canteras e instalaron sus casas en la zona. Fue un inglés, Evans, quien dio al pueblo su mayor impulso comercial. El caserío, declarado Monumento Histórico Nacional, ha permanecido  intacto desde aquellos tiempos de esplendor. Hoy la población no supera los 500 habitantes.

Puerto de Conchillas: El viejo puerto está a cinco kilómetros del centro del pueblo, un lugar de interesante historia con playas para baños y pesca. El balneario Conchillas es uno de los mejores pesqueros del Río de la Plata. Aquí desemboca el Arroyo San Francisco, que tiene un atracadero de yates y es muy aprovechado paradeportes náuticos. Alrededor del puerto se extienden montes indígenas que fascinan a los ecoturistas.

Casas históricas: Las casas de los primeros pobladores se conservan en pie desde su construcción en el siglo XIX. Son viviendas pintadas de amarillo, de muros gruesos y techos de zinc a dos aguas.

Casa Evans: De enorme talento gastronómico, el marinero inglés David Evans instaló en Conchillas un gran almacén a fines del siglo XIX. Su auge fue tal que llegó a acuñar su moneda propia. La famosa Casa Evans, construida en piedra al estilo inglés, es el edificio emblemático del pueblo. Hoy se proyecta la creación de una Casa de la Cultura en el histórico edificio.

Iglesia Anglicana: Templo de gran importancia comunitaria para los primeros pobladores ingleses del pueblo. Su arquitectura comparte rasgos con las demás construcciones históricas. La iglesia se convirtió en un Templo Evangélico Bautista, y tiene a la escuela en uno de sus extremos.

Antiguo Hotel Conchillas: Inaugurado en 1911 por David Evans, en él se alojaban las altas personalidades que venían desde Inglaterra. Tiene  forma de U y lindos balcones de madera, rodeado de un enorme parque.